Belén Barreiro / Socióloga. “La sociedad digital es muy voraz, se informa, lo contrasta todo”

2

10754

imagen

BITÁCORA 20 de enero de 2018
Belén Barreiro (Madrid, 1968) acaba de publicar La sociedad que seremos (Planeta), un ensayo que desvela el nuevo modelo social, fruto de los cambios que se han producido en los últimos años.

La crisis económica, el propulsor de cambio social más reciente, y la revolución tecnológica han ido modificando nuestra forma de vivir y pensar hasta moldear una sociedad que Barreiro define como cuádruple. Conviven en ella los digitales acomodados, los digitales empobrecidos, los analógicos acomodados y los analógicos empobrecidos, encarnados en cuatro “constructos estadísticos”: Miguel, Alicia, Sabino y Josefa.

Cada uno de ellos es “un artefacto” nacido de una investigación estadística exhaustiva que combina datos cuantitativos y cualitativos y permiten ir más allá de los números y tener “una mente abierta para crear nuevos indicadores que permitan medir mejor la realidad social”. Así, Miguel es un hombre de 45 años casado y con dos hijos,  típico representante de los digitales acomodados. Vive en un gran ciudad, tiene un buen trabajo y una buena posición social, está satisfecho con su vida y es un apasionado de la tecnología. En las últimas elecciones, votó a Ciudadanos. Alicia tiene 37 y acaba de perder su trabajo como asistente social. No cobraba mucho pero le encantaba su trabajo. Vive con sus padres –ha roto con el novio hace nada– en un barrio periférico de la capital. Usa muchísimo las redes e internet para intercambiar experiencias con gente que está en su misma situación, gente que ha perdido calidad de vida y no espera un gran futuro pero que se resiste a tirar la toalla. Ha votado a Podemos y representa al grupo de los digitales empobrecidos.

Sabino se acaba de jubilar con 65 años. Tiene ahorros y sus tres hijos han conseguido buenos trabajos gracias a la educación y a los idiomas que les brindaron. Se siente aliviado con la victoria del PP aunque no está demasiado satisfecho con la situación del país. Aunque sigue comprando su periódico en papel de toda la vida, sus hijos le han iniciado en la tecnología y reconoce que le resulta útil. Por último, Josefa, de 57 años, está asustada. A su marido le han diagnosticado una enfermedad de corazón. Tenía que haberse revisado antes pero con tanto trabajo se les ha pasado. A dos de sus tres hijos no les va mal, pero el mayor, con menos formación, se ha quedado en el pueblo haciendo chapuzas y no acaba de asentarse. Josefa sabe por el Telediario que la situación no es buena y eso le asusta. Cree que el mundo va a peor y que la tecnología nos llevará al desastre. El móvil que le han regalado sus hijos le sirve para muy poco. Casi siempre lo olvida al lado del fijo. Ha vuelto a votar al PSOE, su partido desde la época de Felipe González. Es la analógica empobrecida.

¿Qué es lo más relevante del cambio vivido en España desde 2008 y desde el 15M en adelante?

Creo que lo más relevante es ese nuevo modelo de sociedad que dibujo en el libro: una sociedad cuádruple producto de la crisis económica y de la revolución tecnológica. La crisis produce una división entre empobrecidos y acomodados que ahonda en la división que ya había; y la tecnología traza una clara división entre digitales y analógicos. Estos dos propulsores de cambio interactúan entre sí y producen ese tipo de sociedad que describo a través de unos personajes, inventados, pero que son constructos estadísticos: acomodado digital, empobrecido digital, analógico acomodado y analógico empobrecido. Estos cuatro personajes –Miguel, Alicia, Sabino y Josefa– esconden una realidad mucho más compleja pero reúnen también las características del votante y consumidor tipo. El primer grupo se inclina mayoritariamente por Ciudadanos, el segundo por Podemos, el tercero por el PP y el cuarto por el PSOE.

LAS MUJERES DESDE ANTES DE LA CRISIS ERAN MÁS VULNERABLES, TIENEN PEORES SUELDOS Y PEORES TRABAJOS
¿Por qué las dos mujeres representan a los dos grupos empobrecidos? ¿Esto es así, les golpea más la crisis y la revolución digital?

Sí, esto es así. Hoy, lo más probable entre los digitales empobrecidos y los analógicos empobrecidos es ser mujer. Las mujeres desde antes de la crisis eran más vulnerables, tienen peores sueldos y peores trabajos. En este sentido este estudio no hubiera cambiado antes de la crisis. Pero lo que sí es cierto es que esta vulnerabilidad no se ha corregido.

Usted predijo en un artículo publicado en El País en julio de 2012 el surgimiento de un partido muy parecido al que hoy es Podemos. ¿Se atreve a hacer una predicción para los próximos cinco años?

No, ni idea. El libro tiene este planteamiento futurista porque sí que creo que esta sociedad que tenemos, esta sociedad cuádruple, está para quedarse y habrá una evolución. No habrá analógicos puros, pero aunque todos usen Internet la tecnología va a dividir a los ciudadanos entre los más capacitados tecnológicamente y los menos. Aquí ya los perfiles que se dibujan son clarísimos. Los más avanzados son personas con trabajos más creativos, más interesantes, de más prestigio social, economías más acomodadas; y los tecnológicamente menos avanzados tendrán trabajos menos interesantes y serán mucho más vulnerables.

¿Esos dos grupos se corresponden con un nivel de renta o no necesariamente?

Se corresponden con un nivel de renta porque esta España cuádruple está construida  a partir de niveles de renta y digitalización. Cruzando ambas variables tenemos ese nuevo modelo de sociedad.

¿Cómo se puede salvar esa brecha tecnológica entre los dos grupos, con una alfabetización digital?

En España la digitalización ha ido rapidísimo. Hay un uso más intenso de Internet, de redes sociales, de whatsapp que en otros países de nuestro alrededor. En este sentido estamos muy a la vanguardia pero sí es verdad que esa fractura se produce entre los que están muy al tanto de la tecnología, que se convierten en los eslabones fuertes de la sociedad, y los menos tecnológicos, que son los eslabones débiles. Reducir esa fractura tiene remedio, claro: es la lucha contra la desigualdad.

El retrato del país que apunta el libro es optimista y pesimista a la vez. Por un lado se ha producido una quiebra de confianza en las instituciones, en la monarquía, en Europa pero, por otro, hay mayor optimismo que en otros países.

ANTE LA CRISIS, ESPAÑA REACCIONA NO CON RESIGNACIÓN SINO REARMÁNDOSE

Sí, bueno, el optimismo se produce más a raíz de la recuperación. Pero hay una mezcla porque la crisis deja un país más deprimido material y psicológicamente –hay algunos indicadores terribles como el de que España es el país europeo en el que más se pierde felicidad por término medio, que uno de cada dos parados tiene depresión, más todas las renuncias materiales de ropa, alimentos, etc.– pero a la vez hay una parte positiva y es que esta sociedad, dañada material y emocionalmente, se ha vuelto más solidaria –España es el país en el que más crece la solidaridad–  y más activa, con más interés por la política. Es una sociedad revitalizada. Como consumidores también estamos más revitalizados, buscamos nuevas formas de consumo. Ante la crisis, España reacciona no con resignación sino rearmándose. Aunque esa reacción no es igual en todos los grupos. Los analógicos empobrecidos reaccionan con resignación y aguantando el dolor frente a los digitales empobrecidos, que reaccionan metiéndose mucho en redes sociales y usándolas casi de forma terapeútica, y buscan mecanismos para seguir consumiendo a bajo coste. Si se es digital es más llevadero.

En el libro explica que España, junto con Grecia, son los dos países europeos que peor toleran la desigualdad y que quizá eso podría explicar que el nacimiento de nuevos partidos, Podemos y Syriza, se haya producido por la izquierda. Pero si siguen creciendo los analógicos empobrecidos, ¿podrían surgir formaciones por la derecha como en otros países?

Es verdad que habría un hueco por la derecha, pero eso de momento no está ocurriendo porque las personas analógicas, como fundamentalmente tienen miedo ante la aparición de partidos emergentes, se están refugiando en los partidos tradicionales. ¿Podrían haberse refugiado en un movimiento populista? Pues podrían, pero eso no está ocurriendo porque por la derecha está el PP y por la izquierda Podemos y, como los partidos tradicionales –ahora están cambiando por la elección de Pedro Sánchez, que es un factor de cambio– vienen de una legislatura que han ejercido de partido tradicional, los analógicos se han sentido cómodos con ellos y los analógicos empobrecidos se han sentido cómodos con el PSOE y con el PP, en el que también hay muchos. En otros países como Francia, muchos analógicos empobrecidos son votantes de Le Pen, los votantes de Trump también lo son, aunque también hay analógicos acomodados; pero es cierto que en España ese hueco está copado por partidos tradicionales.

¿Qué futuro hay para los partidos tradicionales, cómo se pueden reciclar?

Lo que tienen que hacer es una reflexión seria. La ideología sigue siendo fundamental pero desempeña un papel muy distinto al que desempeñaba antes. Tienen que hacer una reflexión profunda sobre la sociedad en la que tienen que actuar, una sociedad con una fractura muy grande entre lo analógico y lo digital; y por tanto tienen que buscar nuevas alianzas en una España en la que que cada uno tiene su ideología pero que está dividida por factores que ya no son los de antes. Si antes las divisiones eran la territorial, la ideológica, la religiosa, la social, ahora hay un añadido que es la división digital y en su interrelación con la social produce sociedades dentro de la sociedad que poco tienen que ver entre sí.

LA AUDIENCIA DIGITAL ES MENOS MANIPULABLE. CUANDO LEE UNA NOTICIA QUE ES FALSA, TRATA DE CONTRASTARLA
¿Cómo están usando las redes los partidos políticos?

La transformación digital de los partidos y de las organizaciones tiene que ver con su manejo en redes pero tiene que ver, sobre todo, con cómo tienes que actuar en una sociedad digital. La diferencia fundamental entre la sociedad digital y la analógica es que la audiencia de la primera es muy voraz, se informa, contrasta. Hicimos un estudio sobre reputación de alimentos y la conclusión fue que la audiencia digital es menos manipulable. Cuando lee una noticia que es falsa, trata de contrastarla y, a base de contrastarla, suele llegar a algo parecido a la verdad. Mientras que el que solo ve la televisión o bien se lo cree o bien no se lo cree pero no contrasta.

En el libro se refiere a la posverdad y afirma que no hay evidencia empírica de que las redes la incrementen porque antes de ellas, la repetición machacona de algunos políticos hacían este papel.

La mentira siempre ha estado presente pero lo cierto es que, ahora, con lo digital, en más fácil encontrar al experto del experto que te acabe diciendo la verdad; en la audiencia analógica no hay nada, no se indaga. Cualquier organización política o empresarial que quiera triunfar en la sociedad digital tiene que entender que actuar mal se paga. Antes se podía camuflar, ahora es más difícil. Luego la sociedad digital tiene otros tintes que no tienen nada que ver con la transparencia ni con la horizontalidad, que también la caracteriza, que es el tinte un poco infantil. Esto lleva a que la comunicación tenga que ser más fresca, más divertida.

¿Más superficial?

No necesariamente. En el libro se desmontan bastante los prejuicios que tenemos con la tecnología. El de que producen incomunicación por ejemplo. Hemos visto que quienes son sociables en lo analógico lo son también en lo digital y viceversa.

Recuerdo una entrevista con el etnólogo Marc Augé en la que expresaba sus dudas sobre la capacidad de las redes sociales para producir grandes cambios. Hablando de la primavera árabe decía textualmente que ‘las redes no iban a producir una revolución’. Desconfiaba de que lo digital se trasladara a lo analógico.

Yo eso no lo creo. De ahí no puede surgir un orden que destruya completamente el orden anterior pero a mí me parece que el cambio de sistema partidos que estamos viendo es revolucionario. En Francia y en España estamos viendo un cambio de sistema de partidos, en Estados Unidos hay una orientación política muy distinta, en Gran Bretaña está habiendo una nueva orientación política con un candidato laborista marcadamente a la izquierda muy apoyado por los jóvenes y las mujeres. ¿Son revoluciones? No. ¿Van a llevar a un mundo más justo? Puede que sí o puede que no. Ahora, es muy distinto. Yo creo que sí tiene efecto pero claro, depende de las expectativas que uno tenga de cambio.

LAS CAPAS MÁS ALTAS DE LA SOCIEDAD ESTÁN EN LA PRENSA DE PAPEL, EN LA DIGITAL Y EN INTERNET. SON POCOS PERO INFLUYENTES.
La teoría de Natalie Fenton es que Internet crea guetos políticos para la gente que está muy informada porque en realidad son grupos muy cualificados. ¿Comparte la opinión?

Algo de eso ocurre y esa es una de las causas por las que influye tanto Internet. Cuando se ven los usos políticos de Internet son todavía muy minoritarios. Entonces, uno se pregunta ¿sin son tan minoritarios, cómo es posible que se haya producido la transformación que se ha dado en algunos sistema de partidos? Y ahí la clave está en lo que dice Fenton, que los que usan políticamente Internet son, con diferencia, el extracto más educado, vanguardista de la sociedad y, por lo tanto, tienen una capacidad de influencia que ni por asomo tiene la audiencia de otro tipo de medios. Digamos que ahí, las capas más altas de la sociedad están en la prensa de papel, en la digital y en Internet, con la diferencia de que en Internet son además personas muy vanguardistas, que marcan tendencia. Son pocos pero influyentes.

El hecho de que en las redes se viva más ‘de puertas para afuera’, como afirma en el libro ¿convierte a la política en espectáculo, en teatro?

Algo de eso hay.

Y las meteduras de pata de algunos partidos…

Ese es el aprendizaje de los partidos con ADN digital. Me da la impresión de que Macron está entendiendo muy bien eso porque él es muy representante de la Francia digital acomodada. Él, siendo una marca digital, entiende muy bien que un fallo de lo digital es pasarse con ese espectáculo pornográfico de ser absolutamente transparente y eso puede representar una debilidad. Y una cosa es tomarte en serio que actuar bien se premia en Internet y actuar mal se paga y que es una audiencia más vigilante y que no conviene ni decir mentiras ni conviene hacer lo contrario de lo que dices, y otra cosa muy distinta es que tengas que contar más de ti de lo que se debe. Es decir,  que pongas en juego tu privacidad. Y ahí los nuevos partidos han pasado una frontera que tiene que ver con la privacidad y que es a lo que conducen a veces las redes sociales, pero que es contraproducente para quien lo hace. Yo creo que ellos mismos deberían hacer la reflexión y dar marcha atrás.

Antes de terminar quería que habláramos de los jóvenes. El retrato que ofrece en el libro presenta también una visión pesimista –han sufrido los mayores recortes, creen que van a vivir peor que sus padres– y, al mismo tiempo, son más solidarios, más austeros, una buena noticia para el planeta.

Y más desconfiados.

LOS JÓVENES SON LOS MÁS AUSTEROS, INCLUSO, LOS DE RENTAS ALTAS. ES UNA CUESTIÓN DE ACTITUD.
También dice que han pasado de ser precursores a antagonistas. ¿Qué significa y qué consecuencias puede tener?

Los jóvenes muy azotados desarrollan una desconfianza que no tenían los jóvenes del pasado y esa desconfianza les hace rebelarse contra sus padres, contra el sistema político, contra las empresas. Y de ahí viene lo de antagonistas. Habitualmente habían sido precursores porque, por ejemplo fueron los jóvenes los que apoyaron a Felipe González, fueron los jóvenes los que apoyaron a Zapatero, pero ahora los jóvenes están en estas actitudes de colocarse donde no están sus padres. Se ve en todo: en el Brexit, en el Frente Nacional, no ahora pero sí en las europeas, cuando le votaron los jóvenes, incluso los de la periferia. Y luego, como consumidores, resulta muy interesante porque han roto con el consumismo de sus padres, que es percibido como nefasto. Son una generación que en vez de ser marquista, busca, sobre todo los más acomodados, refugiarse en la normalidad. Prefieren un vaquero barato a uno de marca. Porque son austeros y quieren parecer lo más normales posible. Piensan que ya se distinguirán por otra cosa, por el uso de la tecnología por ejemplo, pero no por lo material. De todas las generaciones, es la más austera y lo son, incluso, los de rentas altas. Es una cuestión de actitud.

Es un dato con consecuencias para las empresas en el futuro.

Sí, puede contraer el consumo. En su discurso lo ves, dicen: ‘Trabajar tanto para seguir consumiendo, para qué pasarse a un Iphone 6 si ya tengo un 4.

¿Qué pasaría si la edad del voto se redujera a los 16 años como han planteado algunos grupos políticos? ¿Cambiaría el resultado?

Habría que ver que ver qué votan los de 16 porque no se hacen encuestas de esas edades. Si damos por hecho que votan como los de 18 favorecería a los partidos emergentes pero habría que comprobarlo porque hay generaciones dentro de las generaciones. Puede haber una vuelta a cosas diferentes, a lo mejor son anti política o podría haber mucho voto nulo o al Partido Animalista…

En el libro dice que ya hay más hogares con mascotas que con niños en edad escolar.

Sí, es así y esto es característico de la sociedad digital.

¿Hay una brecha entre la sociedad urbana y la rural?

En las encuestas de Internet no. Y esto es importante porque se puede pensar que el libro viene a confirmar cosas que ya sabíamos, que hay una diferencia generacional y una entre rural y urbano y yo insisto en que no es eso. Si vives en el campo con internet te comportas igual que si vives en la ciudad. El problema es que en el campo hay menos Internet. Pero en las encuestas que nosotros hacemos por internet el que vive en el campo es igual que el que vive en la ciudad. Pasa igual con la edad. Si tu coges a los semi jóvenes que viven fuera de internet, que son como un 5%, estos votan a partidos tradicionales, no como los de su edad, sino como lo que son, analógicos. Entonces no es una brecha de edad, rural/urbano. ¡Claro que eso lo refleja! Pero tiene que haber un mecanismo explicativo y, para mi, es o vivir aislado de internet o vivir con las puertas de tu casa abierta porque internet es una ventana abierta al mundo.

¿Internet, al final, provoca más cambios positivos que negativos?

Yo diría que sí pero presenta un problema de primera magnitud que es que está ahondando en la desigualdad, y lo va a hacer más en el futuro porque hay una división brutal en términos de calidad de trabajo y renta.

Aunque exceda el ámbito de su estudio ¿qué solución habría para corregir ese problema?

Habrá que hacer muchos planes de educación digital pero, sobre todo, una reflexión seria, que se está haciendo en algunos ámbitos pero, a mi juicio, demasiado poco en la política, sobre cómo se prepara una sociedad. Las empresas están haciendo su propia reflexión de transformación digital, la sociedad y los poderes públicos deberían reflexionar sobre cómo abordamos nuestra transformación. Es un debate fundamental porque hay que pensar qué profesiones van a desaparecer, cuáles se van a reconvertir, quiénes van a ser las víctimas de este proceso, cómo van a quedar las mujeres, los trabajos manuales… En Estados Unidos calculan que pueden desaparecer el 47% de los trabajos que ahora existen. Son cálculos de economistas que se cumplirán o no pero que hay que estudiar muy a fondo. Y, aunque lo digital presenta muchas ventajas, también habrá que analizar si supone un gran riesgo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies