Biología, cultura y ética

1254

El auge de las ciencias naturales en el siglo XIX y sobre todo, la irrupción de la
teoría de la evolución de Darwin, trajeron consigo, entre otras cosas, un mayor
interés de la reflexión filosófica por integrar e interpretarlos datos biológicos en
sus discursos sobre la “naturaleza humana”. Aunque durante mucho tiempo se
siguió manteniendo una separación epistemológica entre las ciencias empíricas
y las ciencias sociales, el prestigio del método científico y las ideas positivistas
estimularon líneas de reflexión materialistas y naturalistas, cuyo objetivo era ex-
plicar e interpretar lo humano a partir de los meros “datos científicos”, supuesta-
mente sin carga metafísica. A su vez, la imagen del hombre derivada de estas
antropologías conllevaba un programa más o menos implícito de “normatividad”
y de prescripciones sobre cómo organizar la sociedad, una vez desentrañados
los fundamentos “reales” de lo humano.

Libro completo