Chile y el mito participativo

6653

Clarín, 11 de septiembre de 2022.

 

Expectativas infundadas están haciendo mucho daño a los procesos de renovación democrática. Tres falacias lo ilustran: atribuir una superioridad moral y/o epistémica al pueblo, suponer que la participación ciudadana es superior a y por tanto opera como un reemplazo deseable de la representación, y dar por hecho que el déficit de legitimidad se resuelve cuasi-automáticamente con más participación.

Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies