¿Cuatrienio negro?

12355

(Mientras Tanto, 26 de febrero de 2019).

 

I

El devenir histórico no evoluciona en función de un guion pre-escrito. Pero las
estructuras sociales, económicas, internacionales, etc., marcan un campo de
posibilidades y de resistencias. Y el proceso al que se ha llegado en un momento
concreto condiciona la coyuntura. Una gran parte del éxito de una determinada
iniciativa política descansa en entender cuáles son las estructuras profundas, cuáles
son las dinámicas presentes y cuáles son las posibilidades de intervenir para hacer que
las cosas vayan a favor. Nunca he entendido bien la referencia a Lenin del «análisis
concreto de la situación concreta», pero intuyo que más o menos iba de esto.

No siempre los agentes políticos, los partidos, los militantes, son conscientes de la
necesidad de elaborar propuestas que tengan en cuenta estos tres elementos
¿estructura, dinámica pasada y posibilidades alternativas?. Hay mucho de pasión, de
improvisación, de inercia en las respuestas. Y por ello, también se producen muchos
desastres imprevistos. La izquierda, en todas sus variantes, es bastante tenaz en la
repetición de errores. Quizá porque siempre se tiene que desenvolver en una
estructura hostil, porque sus deseos de transformación le juegan malas pasadas, y
porque el campo de las pasiones acaba dominando sobre la necesidad de construir una
acción política paciente.

Leer más…