Culpas históricas

9194

(El País, 31 de marzo de 2019).

 

Españoles y mexicanos debemos mantenernos en el terreno de los
principios, y, como Estados democráticos que somos, con el
respeto a los derechos humanos como piedra angular.

Con mi más sincero y profundo respeto, presidente López Obrador: me ha defraudado
usted. Y no como político, sino como historiador, pues usted ha trabajado y publicado
en este campo. Suponía, por eso, que consideraba la historia un saber serio, que enseña
que todo pasado es complejo, plagado de hechos trágicos, con víctimas y verdugos, pero
de imposible proyección sobre personas o grupos actuales. Y, sin embargo, su
personalidad política se ha impuesto y ha decidido manipular la historia, simplificarla y
convertirla en un relato maniqueo al servicio de objetivos inmediatos. Ha decidido
explotar conflictos, hoy imaginarios, entre una “España” atemporal, eternamente
explotadora, y un México también esencial y perennemente victimizado.

Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies