De lucha y de gobierno

8552

Mientras Tanto, 30 de enero de 2020.

 

I

 

La llegada de Unidas Podemos al Gobierno de la nación vuelve a plantear un viejo
dilema de todas las formaciones políticas con aspiraciones de transformación social,
de aquellas que representan —o tratan de representar— a la gente común, la que no
tiene poder, de las que plantean propuestas programáticas tradicionalmente excluidas
de las agendas políticas dominantes. Hay tres respuestas posibles a esta cuestión: la
que podríamos llamar “revolucionaria”, basada en tomar las instituciones meramente
para utilizarlas como espacios de propaganda, para desestabilizarlas y generar una
dinámica de transformación radical; la “seguidista”, orientada a convertir al partido en
un mero altavoz propagandista de lo que se hace en el Gobierno, y una tercera vía,
que ha sido predominante, por ejemplo, en los viejos partidos comunistas
occidentales: concebirse como organizaciones binarias, con una pata en lo
institucional y otra en los movimientos sociales, en un intento de dividir la actividad
política entre un fomento de las reformas en las instituciones y una presión en la calle
para que aquellas sean de mayor calado.

Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies