Discrepancias sobre el declive del independentismo vasco

6456

El País

30 septiembre 2017


Desde hace varios años las encuestas coinciden en que el independentismo está en Euskadi por debajo del 25%, a mucha distancia de Cataluña. Los políticos discrepan sobre las causas de esa caída Eguiguren (PSE) y Alonso (PP) coinciden que en Euskadi se ha “sufrido mucho” con el terrorismo y las divisiones provocadas por el debate identitario y descartan un “contagio del independentismo catalán”. Iñarritu (Bildu), que desvincula violencia de independentismo, cree que “el independentismo catalán puede acabar influyendo en Euskadi”. El lehendakari Urkullu, que también desvincula violencia de independentismo, incide que lo que hay en Euskadi es “mayor demanda de autogobierno”.

Urkullu considera que “el sentimiento independentista o su contrario, el no independentista, no ha estado vinculado a ETA”. “En los últimos 20 años ha oscilado entre el 21% y el 30% y en estos momentos se encuentra en 24%, que sería su media histórica. Es fruto de múltiples factores. No podemos olvidar que el máximo histórico se produjo en 2014, tres años después del cese definitivo de ETA y coincidiendo con el referéndum de Escocia. Pero lo que es innegable es que hoy la sociedad vasca, en su conjunto, demanda mayores cotas de autogobierno”.

Eguiguren cree que “en la caída del independentismo influye no querer repetir errores del pasado”. Considera clave el que “tras la desaparición de ETA, el PNV haga una política moderada y respete la legalidad” a lo que contribuye que “la economía vaya bien y haya una vía de negociación con el Gobierno central que ofrece ventajas para Euskadi”. El expresidente del PSE “no cree que haya contagio catalán en Euskadi” porque “la política la hacen las personas y quienes la hacen aquí tienen sensatez y respetan la ley”. “El PNV tiene ciclos. Tuvo el plan Ibarretxe y ahora un ciclo moderado. Todos hemos aprendido que en cada momento hay que buscar los arreglos posibles”.

Alonso cree que “el independentismo ha caído tras desaparecer ETA porque la gente ha sufrido mucho en Euskadi, valora la rebaja de la tensión, el respeto a la identidad del otro y no querer que se repitan experiencias como el plan Ibarretxe que dividió a los vascos”. El presidente del PP vasco confía en que “no haya contagio catalán en Euskadi”. “Hay presiones del nacionalismo radical y el populismo. Pero espero que se mantenga la sensatez. Nosotros vamos a contribuir a la estabilidad. Nuestra diferencia con Cataluña es que aquí hemos sufrido mucho. Tampoco la economía vasca aguantaría una embestida secesionista porque es muy susceptible. Nuestro reto es recuperar lo perdido con ETA en economía, en ética, en oportunidades vitales”.

Iñarritu admite que Bildu “no ha acertado, como en Cataluña, en impulsar en Euskadi un proceso independentista” cuando existe un “masa crítica más importante que en Cataluña”. “En Cataluña hace cinco años sólo había un 15% y se ha multiplicado por cuatro mientras en Euskadi un 75% reclama más autogobierno”. Cree que puede influir, en este momento, “una demanda social de normalidad así como la actitud del PNV que no está por el independentismo”. Pero cree, que “las circunstancias pueden cambiar y lo sucedido en Cataluña puede influir porque hay vasos comunicantes”.