El barro que nos une

10346

(La Vanguardia, 25 de marzo de 2019).

 

Se acercó un hombre de semblante serio y pelo blanco. “¿Te acuerdas de mí? Me
sentaba a tu lado en el pupitre de la clase del señor Clares”. El señor Clares era el
maestro de La Bisbal que preparaba a los niños de 9 a 12 años. Republicano, como
Victòria Vigo, su mujer. Expedientados, humillados, grandes maestros. El chico que se
sentaba a mi vera ya está jubilado. Se llama Miguel Guillén y es hijo de Cuevas Bajas,
el pueblo del que proceden la mayor parte de los bisbalenses de origen andaluz.

Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies