El blackout de la crítica

7952

ieccs.es, 06 de abril de 2020.

 

Mucho se está debatiendo estos días de confinamiento sobre los
usos y abusos de la filosofía, al punto de que ha cobrado una
inusitada relevancia en la escena de la pandemia. Y, como en toda
escena, pareciera exigírsele a l@s filósof@s unos roles a cumplir.

En algunos casos encontramos declaraciones enfáticas que,
siguiendo a Pascal, conciben el encierro en nuestras habitaciones
y la suspensión de nuestra normalidad como una condición
privilegiada para ver más claro y salir de la caverna. No sin
reproducir a veces una especie de libreto new age de autoayuda,
estas declaraciones apelan a la figura filosófica como si fuera la de
un gurú capaz de ofrecer una guía para superar los dilemas
existenciales o iluminar el camino en medio de la oscuridad que
supone la pandemia. En otros, en cambio, hay una recriminación
hacia l@s filósof@s por salir a teorizar demasiado pronto sobre
un tragedia que, se estima, no sería posible asir teóricamente
dada su propia excepcionalidad. Pareciera que el silencio y la
voluntad de no conceptualizar debería primar ante la gravedad de
lo que nos sucede.

Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies