El boicot, arma contestataria

12487
El País, 20 de junio de 2018

 

La sociedad marroquí utiliza las redes sociales para combatir
los abusos de tres empresas.

Desde hace más de diez años, la protesta popular es un hecho recurrente en
Marruecos. Ha tomado diversas formas: reivindicación de clase, denuncia de los
abusos, contestación política, exigencia de derechos fundamentales, etcétera.

En 2011, en la estela de las revoluciones árabes, la calle fue escenario de la
expresión de la democracia, de la demanda de igualdad de oportunidades y una mejor
redistribución de las riquezas. Hace un año fue la región del Rif la que se rebelaba
contra el poder central y, más recientemente, la ciudad minera de Jerada conocía a su
vez un levantamiento de su población pauperizada y marginada.

En cada ocasión, el régimen del Majzén y sus fuerzas de seguridad se han
ocupado de semejantes accesos de fiebre con una represión feroz y unas promesas de
justicia social jamás cumplidas.

Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies