El doble engaño del Uno de Octubre

7360
El País, 01 de octubre de 2018

 

Medio año después del torbellino, con el nomenclátor de la ciudad ya modificado (la
Plaça de la Constitució hoy es la Plaça de l’1 d’Octubre), la Càtedra Ferrater Mora de la
Universitat de Girona organizó un debate para imaginar cómo en 2050 el Uno de
Octubre se explicaría en las aulas. Allí estaban dos historiadores de prestigio y en la
mesa me colé como un intruso. Lo significativo de aquella tarde no fue lo que se dijo
desde la tribuna, sino la intensidad sentimental expresada por el poco público que se
acercó a escucharnos. Dos señoras recordaron conmocionadas su vivencia de las cargas
policiales en el Col·legi Verd. A media sesión un hombre se levantó y se marchó tras
llamar fachas a dos representantes del PSC entre el público. El responsable de
megafonía se quedó el micrófono para manifestar la rabia acumulada desde ese día. El 1
de octubre parecía ayer. El moderador tuvo que parar tanta acritud. Las heridas seguían
abiertas y parecía imposible un análisis crítico sobre lo ocurrido. ¿Puede hacerse ya?

Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies