El socialismo liberal

6536

fundaciónfelipegonzález.org, octubre de 2019.

 

Dedicado a Alfredo Pérez Rubalcaba

 

RESUMEN

Para muchos, el socialismo es el heredero legítimo de un liberalismo
que se toma en serio sus principios. Para otros, el socialismo es el antagonista por
antonomasia del liberalismo. ¿Cabe razonar que el futuro del socialismo pasa por
incrementar su herencia liberal?

1

El socialismo y el liberalismo han arrastrado una larga historia como
competidores electorales. Así fue sobre todo tras la expansión de los
electorados después de la Primera Guerra Mundial, cuando los trabajadores,
desprovistos de voto, tras haber empuñado las armas en una terrible guerra
exigieron no solo ser soldados sino también ciudadanos. Socialistas y liberales
compitieron entonces por atraer ese voto de sectores hasta entonces excluidos.
El Reino Unido es un buen ejemplo. En las elecciones de 1910, el partido Liberal
de Herbert Henry Asquith obtuvo el 43,9 por ciento de los votos, frente a un
partido Laborista de George Nicoll Barnes que recogió un 7,1 por ciento. En las
elecciones de 1922, posteriores a la Guerra, el electorado de los Liberales de
Asquith se redujo a un 18,9 por ciento, mientras que los Laboristas de John
Robert Clynes ascendió a un 29,7 por ciento. Tras las elecciones de 1929, el
partido Laborista con Ramsay MacDonald llegó al gobierno con un 37,1 por
ciento del voto, frente al 23,6 por ciento del partido Liberal de David Lloyd
George.

Leer más…