Informe. La Inmigración en España: Efectos y oportunidades

4528

CES, febrero de 2019.

 

Los flujos migratorios no constituyen un fenómeno coyuntural o una novedad propia de
las sociedades contemporáneas sino que –con mayor o menor intensidad– han estado
siempre presentes en la historia de la humanidad, siendo un componente inseparable de
su evolución y progreso. Los flujos migratorios registrados en España se inscriben en el
contexto mundial de las últimas décadas de intensificación de los movimientos transnacionales
de personas en el contexto de la globalización.

La magnitud adquirida por el fenómeno migratorio desde finales del siglo XX ha transformado
profundamente los perfiles de la sociedad española. No se trata solamente del
peso adquirido por la población de origen extranjero en nuestro país que, tras haber alcanzado
su máximo nivel en 2011 con 5,7 millones de personas, supera en la actualidad los
cuatro millones y medio de efectivos (en torno al 11 por 100 de la población total según el
Padrón municipal). España presenta ya un nivel de multiculturalidad comparable con los
principales países receptores del mundo desarrollado con más larga tradición receptora.
Pese al aumento coyuntural de la emigración desde España hacia el extranjero durante
los años más agudos de la reciente crisis (reflejo en su mayoría de salidas o retornos de
personas extranjeras que abandonaban nuestro país), lo cierto es que, considerando todo
el periodo, este fenómeno reviste una importancia cuantitativa inferior a la de los flujos
de llegadas, lo que no obsta para que se le preste atención.

Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies