La des-sino-mundialización

4803

Público, 20 de mayo de 2020.

 

Como consecuencia de la política de reforma y apertura iniciada a partir de 1978 y,
sobre todo, tras su ingreso en la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2001,
China se convirtió en la «fábrica del mundo», pasando a desempeñar un papel clave en
el impulso a la mundialización que siguió al final de la guerra fría. Esa etapa parece
haber llegado a su fin. Y por dos razones principales. Primero, porque China
ambiciona transformar su modelo de desarrollo para convertirse en la vanguardia
tecnológica mundial, aspecto clave de su modernización y también de su afán de
afirmación de soberanía; segundo, porque dicho objetivo rivaliza con los propósitos
de las principales economías desarrolladas lideradas por EEUU.

Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies