La difícil unión de las derechas

8606

eldiario.es,  12 de noviembre de 2018.


 

Pablo Casado, como entonces Aznar, aspira a reunificar el voto de
derechas. En este post analizamos si el contexto político en el que
se encuentra el actual líder del PP es más o menos favorable en
comparación con aquel al que se enfrentó Aznar.
El panorama para la unión del voto de derechas es hoy más
sombrío, fundamentalmente por la complejidad de las grandes
fuerzas que estructuran la competición política; por la disminución
de los incentivos para utilizar la moderación ideológica como
motor de unificación; y porque, tras haber experimentado la
fragmentación partidista, el voto útil ya no asusta.

 

En política división es una palabra maldita normalmente asociada a la izquierda. Pero
desde el fin del bipartidismo en España –y como parte del proceso de europeización de
nuestro sistema de partidos– es evidente que la fragmentación ya campa a sus anchas
también al otro lado del espectro político: el voto de derechas está fragmentado. En
2014 la irrupción de Ciudadanos en la arena nacional marcó un punto de inflexión. Hoy
el partido naranja ya le disputa casi de igual a igual el espacio de centro derecha al PP, y
los movimientos demoscópicos entorno a Vox podrían ser no más que otro síntoma del
mismo fenómeno.

Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies