La no hegemonía de China

7733

CTXT, 12 de diciembre de 2022.

 

El modelo actual, resultante de la Segunda Guerra Mundial, reclama una actualización. Que el gigante asiático promueva una visión alternativa del orden internacional obliga a Occidente a dialogar.

Es habitual reprochar a China su ansia por desplazar a Estados Unidos en la hegemonía global. Beijing lo niega y se remite a su propósito principal, es decir, lograr la modernización y el pleno desarrollo del país. Lo cierto es que, si este objetivo se alcanza, teniendo en cuenta las dimensiones de China en todos los sentidos, lo natural y lógico es que al menos vea confirmada su primacía económica. Entre 2001 y 2020, el país asiático logró reducir a cerca de cinco puntos la diferencia con EE.UU. en el peso global de su economía. Si ese tránsito sigue un curso normal, lo cual será cualquier cosa menos fácil, en una década China podría adelantar a EE.UU., aunque algunas previsiones retrasan tal circunstancia a 2060 o simplemente la descartan ante la magnitud de los desafíos estructurales.

Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies