Laboratorio cooperativo

4831

El País, 12 de mayo de 2020.

 

No vayamos a pensar que somos únicos atrapados en nuestra fatigosa querella de siempre.
Ha ocurrido en India o Argentina, en Alemania o Estados Unidos. A la hora de determinar a
quién correspondía tomar las medidas para combatir la pandemia, si al Estado o a las
unidades subestatales, en medio mundo se han replicado discrepancias y tensiones. Y
mientras equipos de científicos punteros están coordinados en busca de vacunas para
inmunizarnos contra el virus o experimentan con fármacos para paliar la enfermedad, a los
gobernantes les ha tocado investigar sobre la marcha los mecanismos a su disposición para
intentar dar la mejor respuesta a un desafío para el que nadie podía estar bien preparado.
Así, ante la ansiedad que provoca gobernar la incertidumbre, los inevitables ensayos de
prueba y error político han convertido esta crisis también en una especie de laboratorio para
la mejora de la gobernanza territorial. Nuestro laboratorio es el que es: un Estado
autonómico que sufre fatiga de materiales, pero que conserva potencialidades de
cogobernanza que deben aprovecharse para conseguir, como primera prioridad, que la
desescalada sea tan eficiente como sea posible.

Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies