Más de 40 años de datos económicos prueban que la desigualdad se dispara sin sindicatos fuertes

9031

infoLibre, 12 de febrero.

 

Una investigación del profesor de Derecho del Trabajo Adrián Todolí atribuye a la pérdida de afiliación durante cuatro décadas, del 44,5% al 12,5%, un papel determinante en la creciente brecha salarial en España. Estudios sobre renta y desigualdad laboral en países de la OCDE acreditan que el menguante poder de las centrales a raíz del triunfo de las tesis neoliberales dificulta la movilidad social y refuerza al 1% más rico.

 

España tiene un problema de desigualdad. Está en los datos. No es sólo que lo denuncien Oxfam Intermón, Cáritas o la Red Europa de Lucha contra la Pobreza y Exclusión, con cifras del INE en la mano. Lo diagnostica también el Gobierno en su Plan España 2050. «En el pasado –señala el Gobierno– España logró poner en marcha un potente ascensor social. A partir de mediados de los noventa, sin embargo, este ascensor social fue oxidándose». En España hay 11 millones de personas en exclusión y 3,3 en situación de privación material severa. Es decir, hay mucha gente abajo. Pero es que, además, la brecha se agranda. En 12 años ha crecido la distancia entre el 10% que más ingresa y el 10% que menos, un indicador de quiebra social. La brecha de pobreza por origen familiar se ha ampliado en una década un 30%. Un reciente estudio de la Fundación La Caixa apunta a que las rentas más bajas registran la peor evolución desde 2008.

Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies