No, esta no es la UE que queremos

2544

El País, 5 de marzo de 2020.

 

La Unión Europea ha encomendado al Gobierno griego hacer
impenetrable la frontera de su sagrado territorio. Poco parece importar
que se suspenda un derecho humano fundamental como es el asilo.

 

Todos hemos visto las imágenes de familias con niños, gaseados por el Ejército griego en la
frontera. Las de balsas pinchadas por sus guardacostas con resultado de, al menos, la
muerte de un niño. Las de demandantes de refugio apaleados por los otrora acogedores
habitantes de Lesbos, los mismos que ahora insultan a las mujeres que llegan a sus costas
tratándolas de prostitutas o ratas… Del otro lado, el cada vez más autoritario Erdogan ejerce
descaradamente su chantaje utilizando como moneda de cambio para sus pretensiones a
miles de desplazados forzosos en una guerra en la que nadie tiene el menor rastro de
legitimidad y en la que el derecho internacional humanitario se ha esfumado. Todo ello ante
la aparente impotencia de los chantajeados, la supuesta potencia del soft power, agente
internacional y mediadora por la paz, la democracia y los derechos humanos que dice
defender: la UE.

Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies