¿Qué será de Italia?

5678

El Cuaderno, agosto de 2022.

 

La República Italiana irá a elecciones generales anticipadas el próximo 25 de septiembre. Treinta años casi exactos separan la crisis política que pone punto y final al gobierno multipartito de Mario Draghi y uno de los acontecimientos más dramáticos de la moderna historia italiana: el asesinato en Palermo, el 19 de julio de 1992, del magistrado antimafia Paolo Borsellino, apenas dos meses después del asesinato, también en Sicilia, de su compañero Giovanni Falcone. Muertes violentísimas, de enorme impacto emocional y político, coincidentes en el tiempo con los primeros pasos del vasto proceso judicial que, bajo las denominaciones Mani Pulite o Tangentopoli, dejaron al descubierto la corrupción estructural y arrasaron hasta los cimientos el sistema político italiano de la Guerra Fría e inauguraron uno nuevo, no menos complejo y extraño que aquel, del que si este 25 de septiembre se consuman los más penosos presagios ―una mayoría absoluta conjunta de los partidos posfascistas Hermanos de Italia de Giorgia Meloni y Liga de Matteo Salvini― esta legislatura turbulenta y truncada que ahora concluye habría sido el epílogo, para dar paso a una nueva fase histórica para el país y, en su condición de cuarta potencia demográfica, económica y política de Europa ―y tercera de la Unión Europea, tras la tormentosa salida del Reino Unido―, para todo el continente.

Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies