Cifuentes: la negación de Maquiavelo

10908
ctxt.es, 17 abril 2018

Su conducta ha sido la inversión total y completa, punto por punto, del proceder ético-político. Ha dañado lo común para engrandecer su provecho individual-privado.

 

 

Si la única lección política que se extrae del caso Cifuentes es que la política no debe mancharse ni con un ápice de Mal, lo público se verá doblemente dañado. La acción de la todavía presidenta de la Comunidad de Madrid es insostenible en términos de ética política no porque incurriera en un mal, en este caso la mentira, sino por los motivos que lo hizo. La defensa de lo colectivo puede –y suele– exigir a los encargados de hacerlo –los políticos que ocupan las máximas responsabilidades– sacrificar su integridad moral individual-privada. El film The darkest hour muestra a un Churchill políticamente solo y débil sosteniendo contra su partido y el Parlamento la idea de continuar la guerra, mientras éstos le piden un pacto con la Alemania nazi para evitar la invasión y el total sojuzgamiento del país.

La posición de Churchill, como la de sus oponentes, no consiste más que en sopesar cuál es la menor dosis de mal necesaria para evitar el mal mayor. En ambos casos, los que se disponen a tomar la decisión saben que dañarán su integridad moral personal. Churchill porque está enviando a la muerte a los jóvenes de su comunidad. Sus adversarios políticos porque están convalidando el poder exterminador nazi.

¿Qué sentido en términos ético-políticos puede tener para alguien tomar esas decisiones? ¿Qué justifica el irreversible destrozo de la moral individual que implican tales medidas? ¿Cómo puede representar semejante descalabro interior un valor para el que lo sufre? Los demás es la respuesta. Nuestros otros, por más que muchos de ellos caigan. Salvar la vida común, por más dañada que quede. Ésa es la fibra histórica que mueve al político cabal. El político genuino está hecho de la pasta de los héroes, porque se sacrifica a sí mismo en pos de los demás. Es capaz de convivir para siempre con el daño interior para que los demás y la comunidad puedan continuar en pie.

Por lo tanto, el político cabal –como enseñaron Maquiavelo y Weber– no alcanza su plenitud rehuyendo el Mal, sino absorbiéndolo interiormente para que lo público se beneficie, por relativo e incompleto que pueda ser este provecho. La conducta de Cifuentes ha sido la inversión total y completa, punto por punto, del proceder ético-político. Ha dañado lo común para engrandecer su provecho individual-privado. El problema por tanto no ha sido su contacto con el Mal (en este caso, a través de la mentira), sino que éste se realizó para un propósito privado y a costa del sacrificio de los demás.

La renuncia de Cifuentes al título de máster confirma la primacía del interés privado-egoísta a costa de lo colectivo, pues no asume ninguna responsabilidad política, resigna lo que nunca tuvo (el Máster) y profundiza el desprestigio de la universidad al echarle toda la culpa sólo para despegarse de una acción que a todas luces parece hecha de consuno.

Así, el beneficio que obtendría la sociedad con el fin de la carrera política de Cifuentes no se cifra principalmente en lo ideológico, sino sobre todo en verse liberada de políticos que lo son sólo por el lugar que ocupan, no debido a la talla personal que la ética política exige a cualquiera que aspire a ser un político cabal.

——————————-
Javier Franzé es Profesor de Teoría Política, Universidad Complutense de Madrid.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies