Declaración por los derechos de las personas refugiadas y migrantes

7862

Noviembre de 2018.


 

Las plataformas de defensa de los derechos de las personas refugiadas
y migrantes REFUGIO POR DERECHO y QUEREMOS ACOGER
¡YA!, integradas por numerosas ONG, asociaciones, sindicatos y
partidos, acordaron la siguiente Declaración, con ocasión del II Foro
Mundial sobre Violencias Urbanas y la Educación para la Convivencia
y la Paz, que tuvo lugar en Madrid del 5 al 8 de noviembre de 2018.

 

Hoy, 7 de noviembre de 2.018, en el marco del II Foro Mundial sobre las Violencias Urbanas
y la Educación para la Convivencia y la Paz organizado en la ciudad de Madrid, las
organizaciones sociales, sindicales y políticas que integramos los espacios colaborativos y de
confluencia Refugio por Derecho Madrid y Queremos Acoger Ya, desde nuestro trabajo en
el ámbito del refugio y/o la solidaridad y apoyo a personas migrantes, queremos constatar:

• La terrible situación de las personas refugiadas en Europa, la continuada violación de los
convenios internacionales, la crisis humanitaria y del derecho internacional, el
quebrantamiento de la legalidad y los compromisos adquiridos por las instituciones europeas
y españolas y el incumplimiento de los propios “principios” teóricos de la UE. La Unión
Europea vulnera el derecho de asilo e incumple de forma sistemática, al menos, cinco
convenciones de derechos humanos como la Declaración Universal y la Carta de Derechos
Fundamentales de la UE, pasando por la Convención de Ginebra sobre los Refugiados (1951)
o la propia Convención Europea de Derechos Humanos, en vigor desde 1953.

• La insostenible situación de nuestra frontera Sur caracterizada por: una persistente
vulneración de los tratados internacionales de acogida al migrante y asilo, la práctica ilegal de
devoluciones “en caliente”, la carencia de recursos materiales y legales para garantizar el
cumplimiento de los derechos humanos y una acogida efectiva, o el hacinamiento de las
personas migrantes en centros de atención sin unas mínimas condiciones dignas….

Ante esta grave situación, ponemos de manifiesto:

1. La importancia del papel de la municipalidad en el compromiso real con las personas
refugiadas y migrantes y la labor que pueden ejercer en la presión política a otras entidades de
los gobiernos estatales y/o regionales. Aunque las decisiones relacionadas con la acogida de
personas refugiadas (y las políticas migratorias) corresponden a los gobiernos de los distintos
países, son los Ayuntamientos los que reciben a las personas en su municipio, por lo que les
corresponde la asunción de decisiones políticas y prácticas que faciliten su acogida. Los
municipios, en definitiva, son el germen en la creación de un nuevo entorno con y para las
personas refugiadas y migrantes.

2. Ante la grave situación de indefensión y vulnerabilidad de las personas refugiadas, los
ayuntamientos pueden poner en marcha medidas, desde su ámbito competencial, para facilitar
la reubicación y reasentamiento de las personas solicitantes de protección internacional para
su integración social y laboral efectiva.

3. Las personas migrantes y refugiadas son un sujeto estratégico en la garantía de sociedades
más cohesionadas y comprometidas. Para ello, demandamos de las corporaciones locales un
compromiso firme y planes de actuación a medio plazo que tomen como punto de partida
cuatro ejes de análisis y actuación: contextualización de su realidad, sensibilización y
formación, retos del municipio para una convivencia efectiva (vivienda, empleo, servicios
sociales) y participación. Así, se pueden identificar toda una tipología de servicios
municipales de atención a las personas refugiadas y/o migrantes: a) servicios dirigidos
directamente a los recién llegados y que responden a necesidades de orientación o de primera
acogida, b) programas y acciones orientadas a facilitar la inserción social del inmigrante que
suelen abordar la mediación intercultural, el acceso al mercado laboral, actuaciones sobre
vivienda, actividades de dinamización o cursos de enseñanza de las lenguas oficiales, c)
actuaciones de formación y capacitación de los profesionales que trabajan en la
administración local.

Por último, hacemos un llamamiento a la imprescindible configuración de nuevas y más
amplias alianzas entre las administraciones locales y la sociedad civil organizada ante ese
objetivo común: la defensa de los derechos de las personas refugiadas y migrantes. Solo así, y
con una movilización ciudadana consciente, será posible una acogida e integración efectiva
que ponga freno a las dificultades de convivencia y al progresivo repunte de actitudes y
discursos políticos xenófobos.

Lo suscriben:
REFUGIO POR DERECHO Y QUEREMOS ACOGER YA