Las cuatro crisis de España

8487

(El món de demà, 3 de mayo de 2019).

 

La década que empieza en el 2008, marcada por la irrupción de la crisis económica, ha
sido crucial para todas las democracias del sur de Europa. En España, particularmente,
se forjaron varios cambios políticos. El bipartismo se ha convertido en un
multipartidismo cada vez más inestable. La polarización (distancia ideológica) entre los
partidos y entre los votantes de los partidos se ha incrementado. Hubo un crecimiento de
la participación a través de canales alternativos a la representación partidista (con el
movimiento 15M, las mareas, etc.). Las encuestas también revelan un creciente interés
de los ciudadanos en la política, algo completamente nuevo. Desde 1979 hay
inestabilidad gubernamental por primera vez y, por fin, hay una ruptura del consenso
sobre la estructura territorial, que se traduce en ruptura de la comunidad política.
¿Dependen todos estos cambios de la crisis económica? La peculiaridad de España es
que, tras el 2008, el país ha encarado cuatro crisis diferentes. Se ha enfrentado, más allá
de la crisis económica, a una crisis política y a una territorial. Además, como
consecuencia de las tres crisis anteriores, estalla una crisis institucional a partir del
2015, cuando arranca la legislatura de preindependencia en el Parlament de Catalunya.
Se eluden las sentencias del Tribunal Constitucional, se aprueba un nuevo aparato
normativo, se lleva a cabo un referendum inconstitucional y se proclama la
independencia de forma unilateral.

Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies