Los costes de la densidad

12846

(Smart.City_Lab, 28 de febrero de 2019).

 

Las grandes aglomeraciones urbanas son el motor de la economía mundial. Las ciudades del planeta se han convertido en los nodos de la globalización; los puntos de conexión de millones de personas con la sociedad global.

Las ventajas de las grandes ciudades para el desarrollo económico están bien estudiadas. Las
concentraciones de población producen mercados laborales más ricos en talento, haciendo que las
empresas puedan encontrar trabajadores cualificados más fácilmente. Una ciudad grande puede sostener un tejido empresarial mayor, favoreciendo la aparición de una red de empresas de apoyo más densa y competitiva. El mayor acceso a estos servicios como abogados, bancos, consultores, o contables favorece el nacimiento de nuevas compañías, generando una economía aún más dinámica. La productividad en las grandes ciudades es invariablemente mayor gracias a los efectos de estas economías de red.

Los efectos positivos de las aglomeraciones urbanas se extienden más allá de empresas más competitivas y salarios más altos. Los costes de ofrecer servicios públicos como sanidad, educación o seguridad urbana son considerablemente menores en zonas urbanas que en zonas rurales. Las distancias son menores, reduciendo costes de transporte. Es mucho más barato ofrecer transporte público, reduciendo el uso del coche privado. Las infraestructuras para suministrar electricidad y agua potable son mucho más eficientes, al cubrir menos territorio y ser utilizadas de forma mucho más intensiva. Una ciudad densa genera menores emisiones per cápita.

Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies