Comunidades y Germanías: cómo triunfaron las élites centrales

11570

CTXT, 15 de junio de 2021.

 

Ambas revueltas supusieron un movimiento antiseñorial, pero con diferencias. La forma de organizarse en el S. XVI hizo muy difícil la coordinación, y motivó que a día de hoy suframos un déficit de la verdadera memoria histórica.

 

No comprenderemos el conflicto que se desató en la monarquía hispánica a inicios del siglo XVI mientras no apartemos un obstáculo central. Me refiero a la diferencia entre memoria del Estado y memoria de los pueblos. Para la memoria del Estado, tanto Comunidades como Germanías son un ajuste circunstancial de la instauración de una dinastía en la dirección política. Esta percepción choca con la memoria de los pueblos. El déficit de una verdadera memoria histórica, y el triunfo de la versión de las élites centrales del poder no comienza con Franco. Forma parte de los dispositivos del poder moderno hispano. Que el Estado actual tenga que seguir fomentándolo es un síntoma de su extrema carencia de legitimidad. Lo que impone esta interpretación oficial de las Comunidades/Germanías como ajuste dinástico, como si fuera un mutuo aprendizaje de poderes y pueblos que a la postre se reconocen, es un relato preciso. Con anterioridad a la llegada de Carlos a España, el nuestro era un Estado moderno unitario solvente , reconocido y respetado. Se trata del supuesto de la grandiosidad y legitimidad política de los Reyes Católicos, de su idílica capacidad constituyente, de su potencia fundacional, el verdadero soporte por tanto de la memoria de Estado.

Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies